///¿Cómo debe ser el cuidado de una piel atópica?

¿Cómo debe ser el cuidado de una piel atópica?

Piel muy seca, irritabilidad, picor, descamación… si sufres alguna de estas situaciones, sufres los síntomas característicos de la dermatitis atópica. En tan solo 30 años, es una patología cuyos casos se han triplicado en los países occidentales, y se ha convertido en uno de los objetos de estudio más importantes para los dermatólogos. Hoy en Farmacia Rocafort queremos hablarte de ella y darte algunos consejitos para dominarla. ¡Léenos!

La piel atópica

Hablar de piel atópica es referirnos a una enfermedad inflamatoria de la piel, crónica y no contagiosa. Se caracteriza por la sequedad extrema e irritación de la piel. Se desarrolla a partir de condiciones genéticas, pues algunos estudios demuestran que, si uno de los padres tiene piel atópica, la probabilidad de que el niño tenga las mismas características cutáneas es del 30%. Si ambos están afectados, la probabilidad es del 70%.

Además del factor genético, la piel atópica también se relaciona con:

  • El sistema inmunológico: cuando la piel está muy seca, se vuelve más permeable. Es entonces cuando permite la entrada de alérgenos y algunas bacterias que causan reacciones inflamatorias.
  • Los alérgenos alimentarios: algunos alimentos como el huevo y la leche de vaca desencadenan algunos ataques de eccema. Los productos químicos aplicados en la piel, el calor o la transpiración, pueden desencadenar brotes de eccema.

Es la enfermedad de la piel más frecuente en la infancia, y afecta a entre el 2 y el 20% de niños.

 

¿Qué hay que hacer?

Antes que nada, es importante entender que la piel de cada persona es diferente, y algunas son más sensibles que otras. Aun así, existen consejos generales para tratar la piel atópica:

  • Hidratar bien la piel con crema hidratante, para restaurar la barrera protectora de la piel y mejorar la resistencia a polen, polvo o pelos de animales. En nuestra farmacia encontrarás Lactibiane Topic Ad y Dermaveel Purehydro, para ayudarte a reforzar la barrera cutánea.
  • Mantener la higiene diaria con duchas cortas y evitar el baño, excepto en bebés. Luego hay que secar la piel con toques suaves.
  • Utilizar productos específicos para la piel atópica, como un gel que no sea agresivo.
  • Es importante cuidar la alimentación.
  • Elegir ropa ligera y de algodón.
  • Ventilar las habitaciones y no dormir cerca de fuentes de alérgenos.

Desde Farmacia Rocafort quedamos a tu disposición para cualquier duda que pueda surgirte al respecto. ¡Esperamos que esta información te sea de interés y utilidad! Para conocer muchos más productos, ¡Visita nuestra tienda online!

Por |2022-01-12T10:15:22+00:0001, 2022|Consejos, Cuidado de la piel|Sin comentarios

Sobre el autor:

Deje su comentario

× Haz tus consultas